¡Adivinos volando!


Os quiero presentar a mis proveedoras de adivinos.

Costureras pacientes y simpáticas que trabajan los cortes y las costuras como pocas y, hacer 1.000 adivinos de manera artesanal, ya os digo yo que es un trabajo de chinos made in Barcelona.

Trabajar con proveedores locales es un reto para cualquier pequeño emprendedor que apuesta sobre todo por la calidad. Éste es mi caso, intentar trabajar lo máximo que pueda con productores Km0, ya sea con los productos que se incluyen en el Kit de Cata o con los vinos que presento en las catas.

Por eso, para mi, haber encontrado a las costureras más dicharacheras, es un auténtico lujo. ¡Gracias Inés y Trini!

ComparteShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario