Desmontando tópicos del vino – 1ª Parte


Existen tópicos muy extendidos en el mundo del vino que debemos analizar. Si eres de los que se los crees, te recomiendo que pruebes vinos con el Kit de Cata para desmontar tópicos.

Si es caro, seguro que es bueno

de un vino caro –habrá que ver qué consideramos caro, porque dependerá de la economía de cada uno- lo mínimo que se espera es que esté bueno, pero os puedo asegurar que he probado vinos de entre 3,00 y 10,00€ -por poner un precio medio bajo a mi parecer- que son realmente buenos e incluso emocionantes.

El mercado del vino es amplio y la parte más industrializada de su producción ha conseguido hacer vinos que gustan a casi todos los paladares a precios muy muy económicos, mi consejo es que si tienes un interés real en conocer vinos honestos, más artesanales a precios ajustados… compra en tiendas especializadas.

No entraré en el debate de lo que es bueno y malo, el vino, como alimento que es, a unos les puede gustar y a otros no, por lo tanto lo que debemos preguntarnos al beber un vino, sea caro o barato, simplemente es ¿me gusta?

 

Blanco para pescado y tinto para carne

si eres de los que todavía piensa así, estás muy alejado de la realidad gastronómica de éste país. Para empezar, soy de la opinión de que cada uno beba lo que quiera con la comida que le apetezca, pero si lo que nos gusta es descubrir gustos, sabores y texturas de un vino combinado con un plato –conocido en los buenos restaurantes como “maridaje”- entonces, atrévete a acompañar un magret de pato con un vino blanco con crianza en barrica y algo de evolución en botella o unos simples calamares a la romana con un vino Fino de Jerez, pero sobre todo, marídalo con buena compañía.

Los rosados, espumosos, dulces… todos tienen un buen plato que acompañar y que seguro te sorprenderán, ¿qué tal uno queso azul con un vino dulce?.

 

Un reserva es mejor que un crianza

Lo que tiene un reserva de diferencia con un crianza es que:

  • Suele costar algo más de dinero
  • El reserva tiene más tiempo de envejecimiento, en total 36 meses, 12 de ellos, como mínimo, en barrica de roble –si la madera es nueva o no, lo dejo también para otro post-
  • El crianza tiene un envejecimiento de 24 meses, con un mínimo de 6 meses en barrica de roble.

Debemos tener en cuenta ciertos aspectos:

  • Las denominaciones Gran Reserva, Reserva y Crianza, se utilizan sobre todo en La Rioja y La Ribera del Duero, dos zonas clásicas productoras de vino, que por otro lado no están obligadas a mencionarlo en sus etiquetas, pero son términos extendidos que han conseguido dar un valor añadido a nivel comercial, que no quiere decir que también lo sea a nivel cualitativo, volvemos otra vez a la subjetividad de cada catador.
  • Cada vino está pensado para disfrutarlo tal como está elaborado, es decir, haciendo referencia a los vinos clásicos de las zonas que hemos mencionado y generalizando bastante, diremos que un Reserva tendrá más aromas terciarios –mira el manual del Kit de Cata- tostados, café, chocolate, fruta madura… por el contrario, en un vino de Crianza, los aromas tostados, a madera, serán más ligeros y percibiremos aromas de fruta fresca, de éstos dos vinos, ¿cuál es mejor? la respuesta es fácil, ¡el que más te guste!.
ComparteShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario