¡Estamos de vendimia!


Hace ya un par de semanas que ha empezado la vendimia 2015, momento crítico y de mucho trabajo en la viña y en la bodega.

El día de la vendimia es importantísimo, muchas veces no se decide hasta unas horas antes y se está muy pendiente de la meteorología. La uva tiene que estar perfecta, madura y con buena acidez, con pepita leñosa y sobre todo sana, el estado en el que la vendimiemos es el resultado de la añada.

   El 2015, en términos generales, ha sido un invierno frío, una primavera sin muchos problemas, un mes de julio ya más complicado, muchísimo calor ha hecho que la uva madurara excesivamente y no de una manera uniforme, además a finales de agosto, con el racimo perfectamente formado y la uva bien madura, ha caído la temida piedra que, desgraciadamente, ha hecho mucho daño en algunas zonas, no sólo destroza la uva, también la cepa, además las últimas semanas también ha llovido, con más o menos fuerza en casi todas partes y eso tampoco es lo mejor para recoger la uva, en fin, que parece que no está siendo una vendimia fácil, los viticultores están muy pendientes del cielo.

Dicho esto ¿será 2015 una gran añada? no tengo la más remota idea, depende de lo que sea una gran añada para cada uno, lo que sí estoy segura, es que, aquellos productores que la sepan interpretar, que simplemente acompañen al vino sin intervenciones ni maquillajes, serán capaces de embotellarnos todo un año de viña. A todos ellos ¡muy buena vendimia!

ComparteShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario