Este verano tu color es el rosa


Si eres de los que en una mesa, cuando unos quieren tinto y otros blanco, tu dices… “pues un rosado” ¡¡horror!! y me faltan muchas exclamaciones.

¿Qué tendrá o no tendrá el rosado para ser tan despreciado? Frases como, si te gusta el rosado es que no sabes de vinos o el rosado bien frío que es como el agua o , y un largo etcétera de excusas que hacen mucho daño a un gran color del vino.

El vino rosado es muy buen acompañante para buenos momentos, aperitivos en una terraza, una comida ligera de sashimi bien fresco, pasta al dente con salvia y en algunos casos, hay rosados que tienen tanto que decir que pueden acompañar un guiso de carne y por supuesto, una paella de langosta.

El color del vino rosado puede ir desde el rojo piruleta brillante, pasando por el rosado salmón, rosa, piel de cebolla hasta el cobre viejo, además puede envejecer bien y sorprender, como el Viña Tondonia Rosado Gran Reserva 2000 ¡15 años de envejecimiento! un vino que te recomiendo para que cambie tu percepción del vino rosado o el Salmónido de Barranco Oscuro, un vino a contra corriente.

Es cierto que no es fácil encontrar rosados interesantes en un restaurante con poco interés en el vino, pero si encuentras alguno, que los hay y cada vez más, que tenga una carta interesante de rosados, éste verano, déjate aconsejar y ¡disfruta del rosa!

ComparteShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario