¿Por qué llora la viña?


La cepa está llorando… tranquilo, lo hace de felicidad porque ¡empieza la nueva añada!

Después del invierno, al subir las temperaturas con la primavera, la cepa se despierta y empieza a mover la savia, un líquido acuoso que transporta alimentos a toda la planta. La poda de invierno a dejado heridas en la cepa y es por ahí por dónde empezamos a ver esa gota de savia nueva, la lágrima que hará que cicatrice la zona del corte.

 

Podemos decir que a partir de ahora empieza el ciclo de crecimiento de la vid, la poda ha sido muy importante para controlar ese crecimiento, dependiendo de si queremos cantidad o calidad, podaremos de una manera u otra. Vienen tiempos de crecimiento salvaje, de un día para otro la viña cambia, la planta se concentra para dar un buen fruto y las condiciones climáticas son muy importantes en todo éste periodo. Parece que el invierno 2015 ha sido muy bueno, frío, nieve, lluvia… no conozco casos de que la viña haya tenido problemas durante estos primeros meses del año y ya se sabe, año de nieves, año de buen vino! 😉

El lloro de la cepa es un momento bonito de ver, si tienes la oportunidad de pasearte por una viña, fíjate bien en los cortes de la poda, seguro que la verás llorar.

Salud, ¡ya está aquí el principio de la añada 2015!

 

 

ComparteShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario